jueves, 29 de diciembre de 2016

Las ventajas y desventajas del sistema Linux



Conforme la informática va introduciéndose en nuestas vidas de forma imparable, empezamos a conocer otros conceptos y sistemas que van más allá del clásico Windows y de su tan afamada usabilidad. Son muchos los usuarios que conocen y trabajan con Linux, gente que empezó probándolo como una alternativa curiosa y que ahora se han vuelto totalmente adeptos a él.
Pero, ¿en realidad es una alternativa tan maravillosa a Windows? Bueno, todo tiene sus pros y sus contras. Para un usuario medio, con conocimientos básicos de informática, los comienzos en Linux no son nada fáciles, por razones que ya os contaré más adelante; sin embargo, aquellos que se dedican profesionalmente a la informática y trabajan con servidores avanzados, han encontrado en este sistema la panacea a muchos de sus desvelos (de hecho, es el que ofrecen la mayoría de los alojamientos web, y el preferido de sus clientes).
Y es que para los programadores, los diseñadores y los desarrolladores web, la velocidad y la seguridad es algo imprescindible para su trabajo, y Linux las ofrece ampliamente en comparación con sus competidores. Y también ofrece una característica bastante interesante y muy valorada por estos profesionales: es totalmente gratis. Sí, como lo oís; Linux es un software de código abierto que puede utilizarse sin hacer ninguna clase de pago por todo aquel que quiera hacerlo.
Estas tres propiedades lo hace una herramienta de trabajo perfecta para todos los profesionales del sector; sin embargo, si quieres usar Linux a nivel básico, como una alternativa a Windows, puedes encontrarte con algunas dificultades. Linux funciona con líneas de comandos, las cuales son necesarias para realizar órdenes al sistema, e incluso para instalar programas o aplicaciones; si no eres muy ducho con eso, cualquier fallo se te puede hacer un problema de solventar. Y aunque tiene un directorio de archivos perfectamente lógico, algunos usuarios de Windows pueden echar de menos el sistema de letras para nombrar a los dispositivos de almacenamiento y hacerse un poco la picha un lío, sobre todo al principio.
Este ha sido mi pequeño análisis de Linux, ahora sois vosotros los que decidís con qué sistema operativo queréis trabajar, y si os merece la pena cambiar el que tengáis actualmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario